Correr vs Caminar_

Caminar vs Correr

¿Cuántas calorías realmente quemas caminar vs. correr?

Si alguien te pregunta qué quema más calorías, caminar o correr, la respuesta es bastante obvia, ¿verdad? Está funcionando, por supuesto. Pero caminar proporciona muchos de los mismos beneficios que correr, y puede ser un ejercicio valioso por derecho propio. Así es como los dos se comparan entre sí.

Caminar vs. Correr: por los números

Correr una milla y caminar una milla no va a quemar cantidades de calorías dramáticamente diferentes, dice Alex Harrison, Ph.D., un entrenador de atletismo y entrenador de rendimiento deportivo certificado por USA Track & Field para Renaissance Periodization. Sin embargo, le llevará mucho más tiempo hacer esto último, por lo que la diferencia calórica entre caminar y correr se reduce a la cantidad de calorías que quema por minuto, no por milla.

Una persona de 140 libras quema aproximadamente 13.2 calorías por minuto corriendo, según el American Council of Exercise. Esa misma persona quemaría aproximadamente 7.6 calorías por minuto caminando. Haré los cálculos por usted: para una carrera de 30 minutos, eso equivale a alrededor de 396 calorías quemadas en comparación con alrededor de 228 calorías quemadas mientras camina durante 30 minutos.

“Hay una diferencia en calorías por milla entre caminar y correr de tal vez 10 a 30 por ciento dependiendo de las condiciones, la experiencia de un corredor, etc.”, explica Harrison. “Correr quemaduras carga más calorías por minuto que caminar porque esa milla que cuesta entre un 10 y un 30 por ciento más de calorías se completa en tan solo la mitad del tiempo”.

Para estimar la cantidad de energía (recuerde, la energía es igual a las calorías) que el cuerpo usa durante la actividad física (en comparación con cuando está en reposo), los científicos usan una unidad que mide el equivalente metabólico para la tarea (MET). Un MET es lo que quema tu cuerpo mientras descansa en el sofá viendo Netflix. Caminar, un ejercicio “moderado”, utiliza de 3 a 6 MET; correr, que generalmente se clasifica como “vigoroso”, utiliza 6 MET o más.

He aquí por qué esa quema de calorías es tan diferente cuando caminas o corres: “La acción muscular que te impulsa desde el punto A al B requiere la utilización de una cosa llamada ATP”, explica Janet Hamilton, fisióloga del ejercicio y entrenadora de running con RunningStrong. . “Su cuerpo almacena solo una cantidad limitada de ATP (suficiente para solo unos segundos de actividad), por lo que necesita reponer ese suministro, y lo hace al metabolizar los combustibles almacenados (glucógeno y grasa). El proceso de generar energía utilizable (ATP) a partir del combustible almacenado (glucógeno y grasa) depende de cuánto necesita y qué tan rápido lo necesita “.

Traducción: cuanto más intensa es la actividad, mayor es la demanda de combustible, y dado que caminar es menos intenso y exigente que correr, no exige que se produzca ATP al mismo ritmo.

Correr también tiene un efecto de “quemadura posterior” (o consumo excesivo de oxígeno después del ejercicio) un poco más alto que caminar, lo que significa que su cuerpo continuará quemando calorías después de que haya terminado de hacer ejercicio hasta que su cuerpo vuelva a su estado de reposo normal. La investigación publicada en The Journal of Strength & Conditioning Research descubrió que la quemadura dura cinco minutos más para los corredores que para los caminantes.

Eso es porque el cuerpo requiere energía para recuperarse del ejercicio. “Cuanto mayor sea la intensidad y el volumen, más calorías se quemarán después de que se complete el ejercicio”, explica Iain Hunter, profesor de ciencias del ejercicio en la Universidad Brigham Young. Cuando hace ejercicio, quema algunos de sus combustibles almacenados; reponer esas tiendas requiere energía. Su cuerpo también usa esa energía para reparar cualquier microdaño causado por el ejercicio.

Caminar vs Correr

Caminar vs. Correr: ¿cuál es mejor para bajar de peso?

Desde una perspectiva de pérdida de peso, correr es el claro ganador: cuando los investigadores compararon 32,000 corredores del Estudio Nacional de Salud de los Corredores con 15,000 caminantes del Estudio Nacional de Salud de los Caminantes después de aproximadamente seis años, descubrieron que las calorías quemadas al correr condujeron a un 90 por ciento más pérdida de peso que las calorías quemadas al caminar.

Los rastreadores de ejercicios y el equipo de ejercicios pueden sumar las calorías quemadas durante el ejercicio, pero no siempre son precisas. “Usar una variedad de fuentes y tomar un” punto medio “podría ayudarlo a ser honesto”, dice Hamilton. “Pero todas estas estimaciones de calorías quemadas son solo eso: estimaciones. Hay muchas variables que se relacionan con el número real de calorías quemadas por cualquier individuo en cualquier ejercicio más allá de la velocidad y la duración ”. Para un punto de partida, calcule sus números con nuestra Calculadora de calorías quemadas.

¿Puedes subir esos números? Cuanto más pese, más calorías quemará, sin importar la actividad, eso se debe a que se necesita más energía para mover más peso. Si está buscando específicamente aumentar la quema de calorías, agregar un chaleco con peso de 20 libras aumentaría su quema de calorías a 8.7 y 15.1 por minuto para caminar y correr, respectivamente. Es una física simple: “La mayoría de las calorías quemadas al correr [o caminar] proviene de soportar el peso corporal mientras se mueve hacia arriba y hacia abajo”, dice Hunter. “Con más peso, habrá un mayor costo de energía al hacer esto debido a una mayor fuerza gravitacional”.

Lo mismo ocurre con la intensidad también: caminar o subir escaleras en realidad puede hacer que tus MET caminando se quemen a niveles de carrera. “Se requieren mayores fuerzas musculares para moverse más rápido para acelerar el cuerpo hacia arriba y hacia abajo, mover las extremidades más rápido y trabajar contra la gravedad”, dice Hunter. “Correr o caminar cuesta arriba requiere mayor energía, al igual que levantar pesas hacia arriba. Es como si nuestro cuerpo es el peso que debemos mover a mayores alturas, por lo que cuanto mayor sea la pendiente, mayor será el requerimiento de energía “.

Y luego, por supuesto, hay velocidad: “La velocidad tiene un efecto enorme en el gasto calórico”, dice Hunter. “Mientras más rápido corre alguien, más calorías quemará por minuto. Sin embargo, por distancia, hay una cantidad relativamente constante de calorías quemadas “. Por ejemplo, en 30 minutos de carrera a 6 millas por hora (eso es un ritmo de 10 minutos), una persona de 155 libras quemará 372 calorías. A 6.7 mph (o una milla de 9 minutos), quemarán 409 calorías, y a 7.5 mph (un ritmo de 8 minutos de milla), quemarán 465 calorías. Para duplicar la quema de calorías por milla, literalmente tendría que reducir más de cuatro minutos de su ritmo, que es una gran cantidad de tiempo.

No subestimes el cardio de estado estable de baja intensidad

El hecho de que no sea tan eficiente en cuanto al tiempo o la energía como correr no significa que nunca debas considerar caminar como ejercicio. Ya sea que esté corriendo o caminando, puede reducir su riesgo de hipertensión, colesterol alto, diabetes y mejorar su salud cardiovascular, según los datos del Estudio Nacional de Salud de los Corredores y el Estudio Nacional de Salud de los Caminantes.

“Un beneficio del enfoque cardiovascular LISS [de baja intensidad y estado estable] para la pérdida de grasa para los corredores es que en realidad pueden agregar LISS como caminar en su plan de entrenamiento cuando ya se están acercando a sus límites de carrera para el kilometraje semanal, y ganaron “No arriesgarse a las lesiones en la misma medida en que lo harían si solo agregaran kilometraje en carrera”, dice Harrison.

De hecho, caminar rápido en realidad puede ayudarlo a aumentar la quema de calorías a la misma cantidad que la que hace correr. “La diferencia en la quema de calorías entre caminar rápidamente una milla y correr lentamente una milla es mínima”, dice Hamilton. “Caminar construye y mantiene las extremidades inferiores y la fuerza central, ayuda a despejar la mente y, para los corredores, es una excelente manera de tener un día de recuperación activo”.

Para maximizar el gasto calórico con el fin de profundizar un déficit calórico, debe maximizar la distancia recorrida o el trabajo total realizado sin causar hambre. Por esa razón, “correr no debe usarse como un medio para desarrollar un déficit calórico”, dice Harrison. “Se necesitan demasiadas millas, demasiada fatiga de esas millas y, lo más importante, demasiado agotamiento de glucógeno, que es una forma segura de estimular el hambre y los antojos”.

En ese caso, caminar puede ser una forma más proactiva de perder peso que correr. “Disminuir el ritmo de una caminata sería un mejor medio para quemar calorías sin agotar el glucógeno en la misma medida, lo que evitará el hambre y al mismo tiempo aumentará el déficit calórico necesario para perder peso”, dice Harrison. “Caminar de 20 a 30 minutos un par de veces al día es lo mejor: es lo suficientemente corto como para no tener hipoglucemia durante la caminata, pero es mucho más fácil hacerlo muchas veces durante la semana, en lugar de un trabajo de mayor intensidad”.

En conclusión

Al final, correr vigorosamente gana para quemar calorías, pero recuerda que las calorías no lo son todo.

“El” estado físico “y el” gasto calórico “son dos cosas muy diferentes”, dice Harrison. “El estado físico equivale a cierto nivel de rendimiento en el ejercicio cardiovascular; El gasto calórico es la cantidad de trabajo mecánico y fisiológico que se realiza realmente. Es posible gastar menos calorías y obtener un estímulo de entrenamiento masivo para mejorar la condición física. Solo piense en unos breves e intensos 10 o 15 minutos de intervalos duros: probablemente no sea lo mejor para perder peso, pero ciertamente causará un mayor aumento de la condición física que los períodos más largos de caminar o correr más lento “.

Obsesionarse exactamente cuántas calorías consume o quema es tan poco saludable como no hacer ejercicio. Por lo tanto, elija la actividad que más le guste, ya sea caminar o correr, y concéntrese menos en las calorías y más en cuánto mejor se siente después de hacerlo.

Fuente: Runners World  (Traducido por The Supplement Store)

Para ayudar con tus objetivos te dejamos una recomendación que puede ser útil para sumarlo a tu dieta y ejercicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menú